Aún queda el 30% de trigo por cosechar y el agua podría afectar el rinde

Inesperadamente, sobre el cierre del ciclo el trigo contó la presencia de “una amiga” que si bien suele ser su aliada,  en esta oportunidad, la abundante cantidad de lluvia podría terminar afectado en el rendimiento final.

Cabe recordar que el trigo sufrió (no en toda la zona) heladas tardías, luego la caída de granizo y ahora, una abundante cantidad de agua, que podría afectar el rinde final del 30% que aún resta por trillar.

Los 300 milímetros registrados hace 15 días aceleraron notoriamente el proceso de maduración y antes de lo que estaba previsto se comenzó con la trilla. Luego, vieron 50 milímetros más, los que generaron complicaciones en el estado de los suelos lo que generó – en muchos casos-  retrasos en la trilla.

Entrada la última semana de noviembre aún resta un 30% de la cosecha por levantar y las condiciones climáticas no son alentadoras: “La cosecha de trigo se detuvo con la lluvia de los últimos 50 milímetros y si bien el pasado domingo se reanudo en muy baja proporción, hace que aún queda casi un 30% del área por trillar”, afirmó el Ingeniero Agrónomo Darío Bonfil, desde la Cooperativa Agrícola Ganadera de El Trébol Limitada.

Riesgos

A la hora de evaluar posibles daños y perjuicios en los lotes que aún restan por cosechar, Bonfil sostuvo que: “Lo importante es que no exista brotado de espiga, que es lo que puede llegar a ocurrir; hasta ahora no se dio y eso que ya tuvimos 300 milímetros con un trigo maduro y después volvimos a tener otros 50 milímetros y ahora estamos ante un nuevo temporal, donde si bien el trigo es menos propenso al brotado de grano, cómo sí puede pasar en la soja, no quiere decir que estemos exento a esa problemática”.

Rindes inferiores

Si bien se estipulaba que el rinde promedio podría ubicarse por encima de los 30 quintales, hoy con el 70% del área cosechada, los porcentuales han disminuido: “Esperábamos un promedio de 32 o 33 quintales y difícilmente se llegue a los 30, dado de que hay muchos lotes por debajo de los 30 quintales la hectárea”, concluyó Bonfil.