Se acerca el fin de la cosecha: “En nuestra zona el balance es positivo”

La cosecha de soja 2018 transita su desenlace final y a la hora de hacer un balance, más allá de que los rindes de segunda – en un alto porcentaje –  no fueron los deseados, el resultado termina siendo altamente favorable. Sobre todo, cuando el presente del distrito El Trébol, se lo compara y analiza con lo acontecido prácticamente en el resto del país, donde los rindes fueron realmente bajos.

“En soja de primera puede llegar a quedar alrededor de un 5%, que son los grupos más largos para la zona este de El Trébol; mientras que en lo que es soja de segunda, aún puede restar un 20% que son lotes situados también en el este del distrito”, comenzó indicado el Ing. Agrónomo de la Cooperativa Agrícola, Germán Kast en torno a lo que resta por cosechar en nuestra zona.

Lluvia que retrasa la finalización de la cosecha

Las recientes lluvias indudablemente retrasarán la culminación de la cosecha y si bien para aquellos productores que aún tienen lotes por levantar es un incordio, para la gran mayoría termina siendo una lluvia beneficiosa pensando en lo que será la siembra de trigo: “Obviamente que el productor que aún no terminó la cosecha, hubiese preferido terminar y luego sí recibir la lluvia; asimismo se estaba esperando ya que hacía falta para recargar los perfiles pensando en lo que será la siembre de la cosecha fina”, sostuvo Kast.

Balance positivo

Dado que lo que resta por cosechar es mínimo, desde la Cooperativa ya se realizan los primeros balances en torno a los resultados que arrojó la campaña de soja: “En todo lo que es soja de primera los rindes fueron muy buenos, donde quizás se llegue a un promedio cercano a los 40 quintales la hectárea; mientras que la soja de segunda fue más floja: hubo picos que superaron los 40 quintales, pero también tuvimos lotes que no superaron los 15 quintales la hectárea, por lo que podríamos estar hablando de un promedio entre los 25 y 30 quintales la hectárea”.

Además, el Ing. Agrónomo destacó que: “En nuestra zona podemos decir que el balance global que arrojó la soja es positivo. De hecho si uno realiza la sumatoria de los resultados alcanzado entre soja de primera y de segunda, seguramente obtendremos un promedio entre los 35 y 40 quintales, que es muy bueno, aunque siempre debemos tener en cuenta las zonas, ya que de un sector a otro del distrito, los rindes, sobre todo en soja de segunda variaron muchísimo”, concluyó Kast.