Una campaña de soja preocupante, con final satisfactorio

El clima, ese factor determinante que juega un papel trascendental en toda cosecha, en esta campaña no fue la excepción.

Hoy, habiendo prácticamente concluido con la campaña de soja 2021/2022 – queda algún que otro lote de segunda –  se puede decir que el resultado final fue tan sorprendente – en nuestra zona – como preocupante el periodo de extrema sequía que se atravesó durante el mes de diciembre y parte de enero.

“Podemos decir que fue una cosecha de soja buena, donde prácticamente no tuvimos interrupciones y con rindes buenos, que si bien fueron variados, en líneas generales podemos afirmar que en nuestra zona, el resultado final termina siendo satisfactorio”, precisó la Ingeniera Agrónoma de la Cooperativa Agrícola Ganadera de El Trébol Limitada, María Alejandra Passerini acerca de lo que arrojó la cosecha de soja 2022.

Indudablemente, los rindes alcanzados se ubicaron por encima de lo que se preveía. “Si nos situamos en lo que fueron los meses de diciembre y los primeros días de enero, parecía que íbamos camino a perder toda la cosecha. Fue un mes y medio sin lluvia y con temperaturas muy elevadas, por encima de lo normal evidenciando un panorama de extrema preocupación para el sector”, puntualizó Passerini y agregó: “Llegaron las lluvias y en líneas generales la soja se recuperó, pero también hubo sectores o lotes puntuales que padecieron muchísimo la falta de agua y eso se vio reflejado en el rinde final”.

En años complicados, donde la condición climática no acompaña, es cuando más se ve reflejado la importancia de un buen lote: “Cuando el clima acompaña y las lluvias son normales, los rindes tienden a ser parejos, por el contrario, cuando vivimos episodios de sequía, es ahí donde los lotes de mejor calidad, obtienen mejores resultados. Por eso decimos que fue año desparejo en cuanto a rindes y esto tiene que ver, primero con la zona y luego, con la preparación, rotación y cuidado en general de cada lote y también con la variedad de semilla que se implantó, dado que no todas las variedades respondieron de la mismas manera ante el estrés hídrico”, sostuvo la Ing. Agrónoma de la Cooperativa.

A la hora de hablar de rindes promedios para la zona de influencia de El Trébol, Passerini sostuvo que: “Podríamos estar hablando de un promedio que osciló levemente por encima de los 30 quintales la hectárea, donde si bien todos deseábamos resultados superiores, cuando se analiza en el contexto climático que se dio la campaña 2021/2022, podemos decir que termina siendo satisfactorio, ya que podría haber sido peor” y continuó: “Asimismo, también existieron lotes excepcionales que se ubicaron por arriba de los 45 quintales la hectárea y esto tiene que ver lo mencionado anteriormente”, concluyó.