La sequía toma al 25% de la región núcleo y limita la siembra de soja de segunda

La sequía sigue marcando el ritmo de la siembra. Lo hizo con el maíz temprano, luego con la soja de primera y ahora con la de segunda. Pero a los 10 días de diciembre, el reloj corre más rápido, la demanda atmosférica es mucho mayor: a esta altura del año, con más de 10 horas de insolación diarias, se pierden entre 3 a 5 mm por día. Y tras las lluvias de la semana pasada, se aceleró todo. La actividad fue febril en la región: en los últimos siete días se sembraron 100.000 ha que estaban pendientes con soja de primera, 975.000 ha con soja de segunda y se cosecharon 300.000 ha con trigo. El avance de siembra de la soja de segunda es del 65% y fue logrado en una semana. Por la falta de agua ya se dejó de sembrar en áreas del centro del oeste cordobés, como en Marcos Juárez, que alcanzó a sembrar el 75%, o en General Pinto en el oeste de Buenos Aires, o Villa Cañas o María Teresa en el sur de Santa Fe dónde se sembró el 50%. También hay algunas zonas cercanas a Clason con encharcamientos que han quedado pendientes por falta de piso.

Solo el 20% de la región recuperó chances de alcanzar buenos rindes en soja de 2da

Los contrastes que han dejado las lluvias de estos últimos 30 días son notorios, Clason acumuló 170 mm contra los 28,8 mm que totalizó Lincoln. Solo el 20% del área núcleo superó los 100 mm con las lluvias que se desarrollaron desde el 13 de noviembre a hoy. Y solo en esa zona los ingenieros señalan que la soja de segunda recuperó el potencial de obtener rindes normales. Los milímetros caídos son claves para la germinación y los primeros estadios de la oleaginosa pero aún falta mucho para recargar los suelos en profundidad de toda la región.

La Niña se consolidó y no hay certeza de su duración

Aiello, destaca la importancia estratégica de la  recomposición pluvial que hubo en los últimos 30 días, “ya que se ha afianzado aún más el enfriamiento del Pacífico ecuatorial central. El índice que clasifica la anomalía de la temperatura superficial del mar, alcanzó el valor de -1,2 indicando una Niña completamente instalada y no tan moderada como señalaban las proyecciones iniciales de los distintos modelos. Este escenario permite plantearnos una duda razonable sobre la duración estimada que tendrá el fenómeno dentro del primer trimestre del nuevo año”, alerta.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario