Soja de segunda: El rinde promedio rondaría en los 35 quintales la hectárea

Las precipitaciones de las dos últimas semanas retrasaron la culminación de la cosecha de grano grueso, más precisamente la recolección de los últimos lotes de soja de segunda y algún que otro lote de primera que debió ser resembrado. Asimismo, el porcentual del área por trillar es mínimo y no tendrá incidencia en la valoración del rendimiento final.

“Hoy en día sólo restan algunos lotes de primera que debieron ser resembrados tras las grandes lluvias del mes de diciembre, donde en su mayoría ya están para ser cosechados, por lo que sólo restaría que mejoren las condiciones climáticas”, comenzó señalando el Ing. Agrónomo Darío Bonfil desde la Cooperativa Agrícola Ganadera de El Trébol Limitada.

Mientras que en torno al porcentual de soja de segunda que aún resta por cosechar, indicó que: “Estimamos que sobre la superficie total de soja, debe quedar un 3% o 4%, no más que eso por lo que no afectará, ni modificará el resultado final en cuanto a los valores de rinde”.

A la hora de evaluar el rendimiento que arrojó en líneas generales la soja de segunda, Bonfil sostuvo que: “Sin lugar a dudas es muchísimo mejor que el del año pasado; la anterior cosecha se vio afectada, primero por la sequía y después por el temporal, que terminaron siendo factores determinantes para el rinde final. Este año fue totalmente distinto, de hecho se obtuvieron rindes similares a los de la soja de primera”.

Continuando con la valoración de rindes, Darío precisó: “Prácticamente no hubo lotes por debajo de los 30 quintales y se alcanzaron rendimientos con picos de 40 quintales la hectárea, que para una soja de segunda es muy positivo. En dicho contexto me animaría a decir que el rinde promedio se ubicó en el orden de los 35 quintales la hectárea”, concluyó Bonfil.