Trigo: Lotes desertados, escaza proyección de rindes y un año para el olvido

La campaña de trigo 2020 definitivamente estará lejos, muy lejos de colmar las expectativas del productor.

No sólo en cuanto a rindes, sino que en muchos casos directamente se tomó la decisión de desistir del mismo, para pasar a soja dado que las condiciones eran irrecuperables; en otros casos, se aguardará la cosecha con el objetivo de mínima, de recuperar al menos parte de la inversión, aunque con la certeza de que ganancias no habrá.

Son muy pocos los lotes que se aprecian en buenas condiciones y que han resistido estoicamente los imponderables del 2020: escasa humedad a la hora de la siembra, ciclo seco y helada tardía, fue el estadío por el cual debió atravesar el trigo, para llegar a este fin de campaña, con un objetivo de máxima (en muy pocos casos) que no superará los 30 quintales la hectárea.

Desde el Departamento Técnico de la Cooperativa Agrícola Ganadera de El Trébol Limitada, el Ing. Agrónomo Germán Kast, explicó que: “El trigo sufrió varios daños a lo largo de toda la etapa. Un porcentaje tuvo problemas de nacimiento debido a la falta de humedad, después durante todo el invierno no llovió casi nada y lo que lo terminó de afectar fue la helada tardía, donde el trigo estaba espigando y lo dañó muchísimo; esto llevó a que varios lotes fueran fumigados y descartados para pasarse a soja de primera”.

Además, Kast agregó que: “Venía complicado por la falta de agua y con la lluvia de septiembre, es como que comenzaron a mostrar una pequeña mejoría, hasta que llegó la helada tardía que lo afectó muchísimo, con lo cual, me animaría a decir que al menos el 50% de los lotes están en malas condiciones, siendo muy pocos los que se salvaron y que pueden llegar a tener un buen rinde, pero repito, son los menos”, concluyó.